Adolescente apuñala a su madre y se amputa el pene bajo los efectos de una droga sintética

Tal vez llegó a casa con hambre y no había nada en la nevera

Un estudiante de 19 años de edad de la ciudad de Brighton, en Reino Unido, ha aparecido en los periódicos después de que, según los informes, se haya puesto en frenesí tras una sobredosis por Mefedrona, una droga conocida como Meow Meow.

Según la prensa local, el hombre, cuya identidad no ha sido revelada, fueron trasladados al Hospital Royal Sussex junto a su madre. Ambos estaban en un estado crítico, pero los últimos informes sugieren que ambos sobrevivirán a su calvario.

Un testigo que afirmó estar cerca de la familia habló muy bien del adolescente, diciendo que este incidente estaba fuera de su carácter: “Normalmente es un chico encantador y muy brillante. Pero desafortunadamente, había comenzado a meterse en las drogas. Había llegado a casa de la universidad para la Navidad. Parece que tomó Mefedrona y completamente fuera de sí atacó a su madre y luego así mismo.”

“Cuando llegó la policía lo encontraron colgando de una ventana y luego descubrieron que se había cortado su propio pene”.

Los medios locales informaron que el departamento de policía local está investigando una denuncia de agresión contra la madre. Un detective que habló sobre el asunto dijo: “En este momento no estamos buscando a nadie más en relación con este incidente”.

La policía acudió a la escena después de que la madre de 46 años de edad lesionada llamara a las autoridades. Una vez allí, supuestamente encontraron a los 19 años de edad “colgando de la ventana de un dormitorio con mucha sangre a raíz de sus heridas”.

Se cree que los cirujanos en el hospital han sido capaces de volver a unir el pene al hombre cosiéndolo de nuevo.

Las autoridades están preocupadas por una serie de incidentes recientes con esta droga, un estimulante sintético similar a la anfetamina, que también es conocido por nombres como drone o MCAT.

Produce efectos similares a los de drogas como la cocaína, causando que el usuario se sienta eufórico. Sin embargo, también puede provocar paranoia y ansiedad, dando lugar a incidentes violentos e inesperados como en este caso.

Hay otros efectos secundarios, incluyendo cambios en la temperatura corporal, aumento de la frecuencia cardíaca, dificultades respiratorias, pérdida del apetito, aumento de la sudoración, decoloración de las extremidades y depresión.

La venta o posesión de Mefedrona es completamente ilegal en el Reino Unido, pero esto no ha evitado que numerosas personas hayan sufrido sobredosis, lo que los ha llevado a episodios violentos y numerosas víctimas fallecidas.

Fuente: Dallas Times